RadioRSP

A+ A A-

DEPORTES

Enorme victoria de Del Potro ante el número 1 del mundo

emocion Delpo Foto Lorena Lucca CLAIMA20160807 0242 28

El está de vuelta. Definitivamente de vuelta. Con la fuerza desvastadora que ejerce desde su saque, con la descomunal carga de potencia que le imprime a ese drive, con un revés al que, de a poco, también se le va animando. Pero, sobre todo, Juan Martín Del Potro está de vuelta desde esas lágrimas con las que se despide de la cancha central del Parque Olímpico y que ahora son pura emoción, descarga de adrenalina contenida, felicidad plena que tenía guardada desde hacía muchísimo tiempo.

Está de vuelta Juan Martín Del Potro para que Argentina recupere también a uno de sus grandes deportistas. Porque acá no se trata sólo de los Juegos Olímpicos y de la posibilidad todavía muy lejana de repetir una medalla. Acá se habla del regreso de alguien que es un “primera clase” en serio.

Está de vuelta Juan Martín Del Potro, que no sólo eliminó ayer al serbio Novak Djokovic, número 1 del mundo, en su debut como singlista de Río de Janeiro 2016. Está de vuelta Juan Martín Del Potro porque con su victoria por 7-6 (7-4) y 7-6 (7-2) logró el triunfo que jamás imaginó cuando estaba en la cama del quirófano de un hospital estadounidense a punto de ser operado por tercera vez de su muñeca izquierda. Si hasta pensó que jamás volvería a empuñar una raqueta...

Es una obligación hablar de las virtudes tenísticas que Del Potro ofreció ayer para superar a Djokovic. Lo hizo con su combo favorito de saque y drive y con un revés con slice que, cruzado, mantuvo siempre a distancia al mejor golpe del mejor jugador del mundo. Pero además el tandilense estvo firme con su servicio durante todo el partido. Un dato estadístico lo avala: jamás le dio a Djokovic la chance de quebrarlo. El, al contrario, dispuso de siete situaciones y sólo un jugador de la calidad del perdedor se las fue ganando una a una. Después, lo dicho: es difícil bancar a un jugador de la potencia de Del Potro. Sus 41 winners hablan de esa otra virtud.

Pero además el campeón de Flushing Meadows 2009 fue efectvo en ambos tie breaks. Y en el segundo, especialmente, dio un concierto de tenis. Que empezó con un ace, siguió con dos passings de drive paralelos y terminó con un “mazazo” con su derecha. Que haya finalizado su obra con otro drive que pegó en la faja y descolocó al campeón de Australia y Roland Garros y que además venía de consagrarse en el Masters 1000 de Toronto, fue una picardía. Porque no merecía Del Potro no poder celebrar a lo grande la cuarta victoria de su carrera ante quien no podía superar desde Indian Wells en 2013.

Se fue llorando a mares Djokovic. Y se fue del estadio con una frustración tremenda porque él mismo había dicho que la medalla de oro era uno de sus objetivos del año. De pie, todavía en su banco, Del Potro lo aplaudió acompañando la ovación de un público que siempre tuvo a su favor. Luego, esas lágrimas serían propias...

Todavía queda un largo camino hacia la gloria olímpica que rozó en Londres, hace cuatro años. Y el próximo paso será este lunes desde las 14 ante el portugués Joao Sousa. Podrá ganar o podrá perder Juan Martín Del Potro en su próxima presentación. Pero nadie podrá negar que está de vuelta. Definitivamente de vuelta. Y más allá de un resultado y del calibre enorme de su vencido, esa debe ser la noticia más linda.

Visto: 228

Chile derrota 2-0 a Colombia y jugará la final de la Copa América Centenario ante Argentina

chile.colombia na

En un partido accidentado, emocionante en la primera mitad, aguado en la segunda, el campeón vigente Chile derrotó el miércoles a Colombia por 2-0, y disputará contra Argentina la final de la Copa América Centenario.

Los goles de Chile fueron anotados por Charles Aránguiz (6) y José Fuenzalida (10). De esta forma se repetirá la final de la Copa América 2015 en Chile, ganada por La Roja a Argentina en tanda de penales.

La selección albiceleste se clasificó a la final del domingo en Nueva York tras golear 4-0 a Estados Unidos. Una tormenta de fuertes lluvias, acompañada de relámpagos y truenos, irrumpió al terminar la primera mitad del partido que se jugaba en el estadio Soldier Field de Chicago.

El técnico de Chile, Juan Antonio Pizzi, impuso un esquema 4- 3-3, en ausencia de sus mediocampistas titulares Marcelo Díaz y Arturo Vidal.

El primero lesionado, el segundo sancionado por acumulación de tarjetas amarillas.

José Pekerman optó por plantar a Colombia con un 4-3-2-1, al no contar con los también lastimados Farid Diaz y Carlos Bacca.

Apenas los equipos se asentaban en la cancha, cuando Chile soltó uno de sus ataques por las bandas para anotar el primer gol en el minuto 6, firmado por Charles Aránguiz.

José Pedro Fuenzalida se coló por el carril izquierdo y metió un centro que el defensor colombiano Juan Cuadrado despejó mal de cabeza, poniendo la pelota en las piernas de Aránguiz, quien definió de pierna derecha su primer gol en el torneo.

Sólo pasaron otros cuatro minutos para que Chile volviera a marcar, dibujando en el horizonte la amenaza de otra goleada parecida al 7-0 que le dio a México en cuartos de final.

Pelotazo a Alexis Sánchez, que burló a Arturo Arias, chutó al palo y el rechace lo remató Fuenzalida: así se dibujó el segundo gol chileno. Para Alexis, éste fue su partido número 100 con la camiseta de Chile. El récord lo tiene el actual arquero Claudio Bravo, con 105 convocatorias.

En el 23, Colombia sacó una exclamación de la gradas cuando Roger Martínez encaró a Claudio Bravo y disparó fuerte, pero el capitán del seleccionado chileno detuvo el fuerte disparo a boca de jarro.

Poco después, Chile sufrió la baja de Pablo Hernández, por esguince de una rodilla, y remplazado por Erik Pulgar, jugador del Bologna de Italia.

 

Colombia se fue sacando el susto y se metió en el partido, luego de equilibrar fuerzas en el mediocampo, para llegar tres veces seguidas a la puerta de Bravo, pero sin poder definir con claridad.

Colombia, que comenzó arrollada, terminó dominando al cierre de la primera mitad, pero sin encontrar el camino al descuento.

Pausa húmeda

La segunda mitad se jugó luego de una pausa de dos horas y 30 minutos, en un terreno anegado, pero ello no restó velocidad a los dos equipos.

En el 56, Colombia se quedó con 10 hombres por la expulsión de Carlos Sánchez, amonestado con su segunda amarilla al cometer una segunda entrada fuerte sobre Aránguiz.

En inferioridad numérica, terreno mojado que le restaba velocidad, y el marcador pesando más que un saco de esponjas empapadas, Colombia tenía por delante un imposible.

Empero, los pupilos de Pekerman no se arrugaron y siguieron dando batalla. En el 67, el arquero colombiano David Ospina realizó un paradón espectacular, al lanzarse por el aire para tapar un cabezazo maligno de Pulgar.

Sobre el 70, Pizzi buscó piernas frescas para el ataque y sacó a Fuenzalida por Edson Puch, pero Pekerman respondió colocando a Sebastian Pérez por Frank Fabra, y Carlos Bacca por Cuadrado.

Con la historia escrita, el partido se le fue de la mano al árbitro salvadoreño Joel Aguilar, dejando al libre albedrío la pierna fuerte innecesaria de ambos equipos.

Fuente: 
NA

Visto: 197

Argentina goleó a Bolivia, se clasificó invicta y espera por Venezuela en cuartos de final

lavezzi

En el CenturyLink Field de Seattle, la Argentina cerró su participación en el Grupo D con la misión de asegurar su liderazgo en la zona ante Bolivia, un rival que expuso sus limitaciones en sus dos compromisos previos que le valieron la eliminación.
 
Tras las modificaciones realizadas en el escenario que habitualmente recibe al fútbol americano, Gerardo Martino presentó también una formación modificada. Los ingresos de Facundo Roncaglia, Víctor Cuesta, Erik Lamela, Matías Kranevitter, Ezequiel Lavezzi y Sergio Agüero demostraron las intenciones del Tata: cuidar a sus mejores hombres para los cuartos de final.
 
Antes de que se cumpla el primer cuarto de hora, una dura infracción de Edward Zenteno sobre el Pocho encausó la victoria albiceleste. El Coco se hizo cargo de la pelota parada y, tras un leve desvío en la barrera, concretó el 1 a 0. El grito del ex River no conformó a los bicampeones del mundo, dado que unos instantes después el delantero que atraviesa en el fútbol chino extendió la diferencia.
Un cabezazo de Gonzalo Higuaín y un rebote hacia el centro de Carlos Lampe facilitaron la tarea del ex San Lorenzo. El oportunismo de Lavezzi derivó en el 2 a 0 para que Argentina se afiance en la punta. Sin temor a sufrir inconvenientes, los criollos se encargaron de administrar los tiempos del encuentro a merced del pobre seleccionado del altiplano.
 
Con una producción perfecta, el Pocho se disfrazó de figura para abastecer al defensor de Independiente, quien se había animado a atravesar el territorio ajeno. Cuesta recibió del hombre más incisivo de la noche y transformó la victoria en goleada. Lo más atractivo era que todavía faltaba un tiempo por jugarse.
 
En el complemento el entrenador reemplazó al Pipita por Lionel Messi y a Éver Banega (amonestado) por Lucas Biglia. Mientras uno buscaba el récord histórico como máximo artillero de la Selección, el otro intentaba agarrar ritmo para los partidos de la fase final. Naturalmente, las miradas se fijaron en la Pulga, quien tuvo varias ocasiones de tiro libre para gestar su hazaña personal.
Otra de las escenas que dejó el monólogo fue el precioso caño que improvisó el rosarino ante Lampe. La figura del Barcelona ridiculizó al arquero con su calidad, pero la acción fue invalidada por un supuesto fuera de juego. Fue una pena que la obra no haya concluido en la red.
 
Argentina se convirtió en el único aspirante al título en haber ganado todos sus partidos. Con puntaje ideal se quedó con su zona y avanzó a los cuartos de final, donde enfrentará a Venezuela. Tal vez allí, el líder albiceleste pueda superar la marca que hoy ostenta Gabriel Batistuta. Leo todavía tiene tiempo para confirmar su rol de mejor del mundo.

Visto: 260

Argentina tuvo una sólida actuación y venció a Chile en el debut en la Copa América

di maria

La Selección Argentina comenzó a darle forma a su sueño americano: en su debut por la Copa América que se celebra en los Estados Unidos le ganó 2-1 a Chile, el vigente campeón, con goles de Ángel Di María y Ever Banega, en un partido donde mostró una actuación convincente y ordenada sin su máximo pilar, Lionel Messi, ausente por lesión.
 
El equipo de Gerardo Martino obtuvo un claro triunfo ante los trasandinos, tomándose una pequeña revancha de la final de la anterior edición del certamen.
 
Ángel Di María abrió el marcador en el minuto 50, Ever Banega amplió a los 59 y José Fuenzalida descontó en el 90+3 en el choque válido por la primera fecha del Grupo D del torneo disputado en el Levi's Stadium de Santa Clara, California, ante 69.451 espectadores.
 
El triunfo, que pudo ser más amplio, fue una suerte de venganza para Argentina luego de su derrota por penales ante la Roja en la dramática final de la Copa América 2015, jugada hace un año en Santiago.
 
Messi, aquejado por un golpe en la zona lumbar, no jugó ni un minuto por primera vez en un partido de un gran torneo con su selección desde el Mundial de Alemania 2006. Su lugar fue ocupado por el volante Nicolás Gaitán (Benfica de Portugal).
 
Argentina llegó a Estados Unidos con la "obligación" de borrar las frustraciones de los subcampeonatos en el Mundial de Brasil 2104 y el año pasado en Chile y saldar la deuda de 23 años sin títulos, desde la Copa América de Ecuador 1993.
 
De su lado, Chile sigue penando bajo la conducción de Juan Antonio Pizzi, quien reemplazó este año a Jorge Sampaoli, con cuatro derrotas en cinco partidos.
 
Es el segundo triunfo de Argentina desde la final de la Copa América 2015, ya que en marzo pasado se impuso 2-1 por las eliminatorias sudamericanas para Rusia 2018, precisamente en el primer partido de Pizzi.
Argentina más punzante
 
Todavía había espectadores acomodándose en sus asientos cuando el reemplazante de Messi estrelló un cabezazo en el travesaño tras centro del Di María en el segundo minuto de juego.
 
A diferencia de la final de la última Copa América, ambos equipos se mostraban más abiertos, con Argentina más incisiva por izquierda gracias a Di María y un Gaitán enchufado por la derecha.
 
Chile, en tanto, tenía algunos problemas para dominar en el mediocampo pero cuando recuperaba el balón intentaba salir rápido con Arturo Vidal y Alexis Sánchez, aprovechando el adelantamiento de su rival.
 
Las llegadas eran argentinas. A los 22′ Higuaín estuvo cerca en un contragolpe audaz armado por Di María y Banega y en el tiro de esquina a continuación, Marcos Rojo cabeceó apenas afuera.
 
Sin embargo, justo antes de la media hora, en un error en la salida albiceleste, Alexis casi marca el primero con un remate bajo que obligó a Sergio Romero a una excepcional atajada.
Para ese momento el partido ya era equilibrado porque Marcelo Díaz, Vidal y Jean Beausejour habían hecho pie en el centro del campo y Argentina, con sus líneas muy separadas, había perdido precisión.
 
Dos golpes rápidos
 
Chile arrancó mejor el segundo tiempo: Gonzalo Jara no logró conectar bien de cabeza un tiro de esquina y Sánchez probó a Romero en los primeros cinco minutos.
 
Pero el que sorprendió esta vez fue Argentina con una recuperación alta de Banega y un pase en profundidad a Di María por izquierda que el jugador del PSG francés cambió por gol con un fuerte zurdazo bajo ante un Bravo que pudo haber hecho más.
 
Chile no tuvo tiempo de reaccionar: a los 59′, en otra rápida salida albiceleste, Di María le devolvió la gentileza a Banega, cuyo disparo fuerte y bajo terminó en la red tras desviarse en Mauricio Isla.
 
El segundo gol fue devastador para la Roja: Higuaín tuvo el tercero cinco minutos más tarde, pero Bravo salvó con un pie.
 
Pizzi buscó cambiar el curso del partido con los ingresos de Mauricio Pinilla por un transparente Eduardo Vargas y Martino colocó a Sergio Agüero por Higuaín para aprovechar los espacios que dejaba Chile atrás.
 
Tuvo varias chances más Argentina de contragolpe, pero una salida en falso de Romero en el tiempo adicionado permitió a Fuenzalida descontar con un cabezazo y maquillar el resultado.

Visto: 215

Lanús fue una máquina, aplastó a San Lorenzo y es el campeón

jugadores Lanus festejan historia AP CLAIMA20160529 0159 28

En el Monumental, Lanús pegó en gran grito de campeón. El equipo de Jorge Almirón fue muy superior en el juego y goleó por 4-0 en la final ante San Lorenzo, para consagrase en el Torneo de Primera División 2016. Oscar Benítez, Miguel Angel Almirón, José Sand y Lautaro Acosta hicieron los goles que valieron un título para el Granate.

Lanús salió rápido a presionar bien arriba a San Lorenzo y no tardó en tener una chance clara para pasar al frente. Al minuto de juego, el paraguayo Miguel Almirón se mandó una larga corrida con la pelota por la izquierda, tiró el centro y Emmanuel Mas llegó para cortar. Pero el despeje del lateral fue defectuoso y José Sand se encontró con la oportunidad. El delantero remató de derecha y Sebastián Torrico evitó la caída de su arco.

Tras esa jugada, el Grana no aflojó. Siguió presionando arriba y obligó a los de Pablo Guede a plantarse en su campo, lejos de Fernando Monetti. Y aunque el partido se calentó y volaron amonestaciones para los dos lados, el juego siguió siendo favorable para los del Sur.

Tal fue así que a los 17 minutos llegaría el grito de gol y de campeonato, momentáneo, de Lanús. Tras un centro de Maximiliano Velázquez, Oscar Junior Benítez apareció en el primer palo y cabeceó ante la marca de Mercier. Torrico nada pudo hacer: fue el 1-0 para un equipo que hacía mucho más y que obligaba a su rival a jugar detrás de la mitad de la cancha.

El gol no calmó a un Lanús con hambre de gloria y en un tuvo más de una chance de ampliar el marcador. Primero, una del mismo Benítez, que definió cruzado y la pelota se fue apenas desviada. Después, una de Lautaro Acosta, que entró de arremetida por el centro del área y su remate se escapó al lado del palo derecho.

San Lorenzo iba a reaccionar recién después de la media hora de partido. A los 33, Fernando Belluschi tomó las riendas del equipo, aceleró por el centro y cuando se rodeó de jugadores habilitó a Ezequiel Cerutti, quien sacó un disparo de derecha que terminó tapando Monetti.

Esa mejoría del Ciclón en el final del primer tiempo se vio también en el inicio del segundo. Guede mandó a la cancha a Barrientos por Mussis y adelantó a su equipo en el campo de juego. Pero Lanús supo cómo frenarlo.

Los de Almirón se prepararon para jugar de contra y encontraron la manera de inquietar a un equipo muy jugado en ataque. El principal responsable para asustar al más necesitado en ese momento iba a ser el paraguayo Almirón, convocado por Ramón Díaz para la Copa América.

A los 12 minutos, cuando San Lorenzo no sabía cómo entrarle a su rival, Lanús llegó al segundo. Miguel Almirón tomó la pelota en el centro del campo del Ciclón y encaró a los defensores. Amagó con tirar un pase y enganchó. Le salió bárbaro. Con su zurda no dudó y sacó un remate que pico justo antes de la estirada de Torrico y la pelota se metió pegada al primer palo.

Ese gol liquidó a San Lorenzo. Lanús pasó a quedarse con la pelota y no aflojó con el vértigo. Y así terminó de pisar a un equipo que extrañó muchísimo a Néstor Ortigoza. A los 28, Almirón abrió la cancha para José Luis Gómez y el lateral sacó un pase cruzado para Sand, que en posición adelantada, anotó el tercero.

 La frutilla del postre la puso Lautaro Acosta a los 43 minutos. El delantero se escapó por la derecha, quedó solo frente al arco y no tuvo problemas para definir. Así le puso el broche a un torneo de lujo para Lanús. Un merecido campeón.

Visto: 274

Escúchanos Online

 

Visit the best review site bbetting.co.uk for Bet365 site.

Todos el contenido intelectual son derechos reservados. RadioRSP - Saenz Peña - Chaco.. Diseño Web: WebSp.com.ar