En este momento estás viendo EL CAMPO AMENAZA CON CORTAR RUTAS EN TODO EL PAÍS TRAS EL CIERRE DE EXPORTACIONES DE ACEITE Y HARINA DE SOJA

EL CAMPO AMENAZA CON CORTAR RUTAS EN TODO EL PAÍS TRAS EL CIERRE DE EXPORTACIONES DE ACEITE Y HARINA DE SOJA

El Gobierno cerró exportaciones de aceite y harina de soja. Ahora el campo amenaza con protestas como con la 125.


Agricultura suspendió “hasta nuevo aviso” los registros para ventas al exterior de subproductos de soja y, según versiones, también se esperan subas a las retenciones ante la suba histórica del precio de los commodities. «No permitiremos ni dudaremos en defender nuestros derechos», respondió la Comisión de Enlace.

 

A través del Ministerio de Agricultura, el Gobierno nacional suspendió el registro de exportación de la harina y el aceite de soja, dos subproductos de la leguminosa, según una resolución dictada este domingo por la Subsecretaría de Mercados Agropecuarios.

Según precisa el texto, desde hoy y «hasta nuevo aviso» existe la suspensión de la «aprobación» de solicitudes de Declaración Jurada de Operaciones de Exportación de subproductos de soja como harina y aceite. «De conformidad con los términos del artículo 18 de la resolución 2019-128-APN-MAGYP de fecha 14 de noviembre de 2019 del Ministerio de Agricultura Ganadería y Pesca y habiendo recibido las correspondientes instrucciones del señor Ministro de Agricultura Ganadería y Pesca está Subsecretaría de mercados agropecuarios pone en conocimiento del sector exportador de los productos agrícolas comprendidos en el régimen creado por la Ley N° 21.453 que a partir de la fecha de la presente y hasta nuevo aviso el registro de declaraciones juradas de venta al exterior que involucre la exportación de las siguientes posiciones arancelarias queda suspendido», sostiene la resolución publicada en la página web del ministerio, con firma de Javier Preciado Patiño.

Horas antes de que se conociera la resolución y mucho más después de su publicación, circularon con fuerza versiones, aún no descartadas, de que el Gobierno analizaría un incremento en las retenciones o derechos de exportación (DEX) aplicados a esos productos.

En la actualidad, por la ley 27541 de Solidaridad social y Reactivación productiva, aprobada por el Congreso en diciembre de 2019, el presidente Alberto Fernández puede aumentar las alícuotas hasta un 33% en soja, un 15% en granos y un 5% en los productos agroindustriales de las economías regionales. Esa normativa se extiende hasta fin de año.

Respecto del poroto de soja, ya está en su máximo de 33% de retenciones, por lo que no es posible un incremento unilateral. Sin embargo, sí podría aumentar la harina o los pellets de soja y el aceite, que hoy están en 31%, por dos puntos. En el caso del trigo y el maíz, que están en 12%, podrían llegar a 15%, mientras que la carne está en 9% y se podría llevar a 15%, como los lácteos.

La resolución del Ministerio de Agricultura se conoció en medio de una marcada escalada de los precios internacionales de las commodities del agro, empujados principalmente por la especulación y los obstáculos que generó la invasión de Rusia a Ucrania y la guerra que ya superó las dos semanas y aún parece estar lejos de una resolución pacífica.

En este marco, el campo ya anticipa suba de retenciones y advirtió a través de un comunicado que están dispuestos a protestar como contra la 125 en 2008. «A raíz de las versiones que indican que el gobierno nacional evalúa elevar las retenciones al trigo y el maíz, la Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias expresa su férreo rechazo y anticipa que no hay margen para que sigan expoliando a los productores», escribieron.

Según su análisis, «luego de que tuviera sanción en la Cámara de Diputados el acuerdo con el FMI, circulan versiones que indican que el gobierno de Fernández analiza tomar esta medida que perjudicaría una vez más, a los productores agropecuarios», y que, por eso, «la CEEA rechaza cualquier intención de aumento de retenciones, así como también cualquier otra intervención distorsiva en los mercados».

«No solucionan ninguno de los problemas existentes, no combaten ni la inflación ni la pobreza; por el contrario suman malestar y perjudican a los productores agropecuarios y traerían consecuencias negativas, porque van en contra de todo lo que se necesita: una mayor producción, más inversión y más trabajo. De hecho, estos rumores no hacen más que acrecentar la ya enorme incertidumbre que tiene el sector agropecuario, lo cual impacta negativamente en nuestra actividad y en definitiva, en la economía nacional», explicaron.

«No hay más margen para manoseos ni para seguir expoliándonos como sector, ni avasallándonos. Los productores de todo el país no permitiremos ni dudaremos en defender nuestros derechos como lo hicimos hace 14 años, exactamente un día como hoy», amenazaron en abierta alusión al 11 de marzo de 2008, cuando se firmó la resolución 125 que imponía restricciones móviles y que derivó en el lockout con piquetes del campo durante cuatro meses.

FUENTE Y FOTOS: Política Argentina

Deja una respuesta